Err

Síguenos
envío rápido
Preparamos tu
pedido en 48H
PAGO SEGURO
100% seguro
Tarjeta Bancaria
PayPal
Servicio cliente
¿Necesitas ayuda?
¡Ponte en contacto con nosotros!

BLOG NOVIEMBRE 2018 - DESARROLLO PERSONAL


DESARROLLO PERSONAL




EL ARTE Y LA FORMA DE ALCANZAR NUESTROS OBJETIVOS






En la vuelta al cole hay un ambiente que invoca a la novedad. Pero para aceptar el desafío tanto de pequeños como de grandes proyectos, hay que prepararse. ¡Porque más que las ganas de hacerlos, su realización será ¡el éxito del año!


_






Mirar por el retrovisor



Para tener claros nuestros objetivos, es necesario retroceder mentalmente un año atrás: "¿Qué objetivos me fijé el año pasado?”, "¿Los he realizado?” "¿Abandoné demasiado rápido?”, "¿Los modifiqué a lo largo del año?”. Esto nos orientará sobre nuestra forma de proceder. De esta forma, la autocrítica positiva es constructiva y estableceremos mejor los objetivos de nuestro proyecto evitando los intentos fallidos.



 
Evaluar nuestra capacidad de realización



Para cada objetivo, trataremos de establecer las implicaciones y las capacidades con las que contamos para realizarlo. Ejemplo 1: "Me gustaría evolucionar profesionalmente pero para ello tengo que llevar a cabo una formación.” Una de las cuestiones que nos debemos plantear es: "¿De qué forma puedo adaptar mi vida familiar y mi día a día a los nuevos horarios inherentes a esta formación de tarde?”. Ejemplo 2: "Me gustaría lanzar un blog sobre mi pasión.” Cuestiones: "Estoy dispuesto/a a lanzarme al aprendizaje de datos técnicos e informáticos vinculados a mi blog?”, "¿Voy a poder mantenerlo de forma regular?”. Ejemplo 3: "Me gustaría llegar a generar cero residuos.” Cuestiones: "¿Estoy preparado/a para cambiar totalmente mi forma de consumir?”, "¿Y para invertir tiempo en cocinar?”. Estas cuestiones no son para aniquilar nuestras motivaciones, al contrario, son para fijar los pilares de nuestro proyecto para que no se derrumbe al cabo de 2 meses. 




Establecer una estrategia paso a paso 



Para alcanzar objetivos realizables, antes que nada hay que establecer un plan de acción que tenga sentido, porque si no, nos arriesgamos a asustarnos ante las dificultades o ante la magnitud de la tarea. Es más fructífero ir etapa a etapa como lo sugiere Stéphane Degonde, empresario, autor y conferenciante: "Si consideramos que el proyecto se ha realizado cuando hemos llegado a la cima a 5000 metros de altura, evidentemente es aterrador, largo y fastidioso. Entrevemos la multitud de obstáculos en el trayecto, y el camino serpenteando durante un largo recorrido entre el valle en el que nos encontramos y la cima de la montaña hacia la que nos dirigimos. Para gestionar este miedo, hay que adoptar la lógica del "pasito a pasito”, que consiste en dividir el camino en etapas. El próximo objetivo no debe ser llegar a la cima, sino subir el siguiente escalón. Para ello, hay que tener confianza en uno mismo y ver de otro modo el camino que nos queda por recorrer. »   




Adoptar la regla de los 2 minutos



Lo más complicado de las misiones que nos proponemos, es que pueden ser frenadas fácilmente por el enemigo número uno de los proyectos: la procrastinación (o el arte de dejar para mañana lo que podemos hacer hoy). David Allen, consultor norteamericano especialista de la productividad comparte un método concreto en su best-seller Getting This Done (Disponible en España con el título: "Organízate con eficacia”, Sapiens Editorial). Entre las estrategias propuestas, la "regla de los dos minutos” que se aplica en dos puntos: 

1: Todo lo que requiera menos de 2 minutos debe realizarse de inmediato (fregar los platos por la noche, poner una lavadora, enviar un email, etc.).  

2 : Motivarnos a hacer algo que no requiera más de 2 minutos. Está comprobado que impulsar la acción lleva a hacer más. Si tenemos como objetivo comer de forma más sana, podemos motivarnos a preparar cada mañana en 2 minutos un smoothie vitaminado. Si queremos hacer más deporte, podemos en 2 minutos atarnos las deportivas para salir a correr. Si queremos montar un proyecto profesional, 2 minutos son suficientes para encender el ordenador para escribir las primeras líneas de nuestro proyecto empresarial. 

 


Re-evaluar nuestros objetivos


Saber cuestionarnos, es una de las claves de la realización. Re-dimensionar nuestro objetivo, pensarlo de forma diferente, poner a un lado ciertos de sus aspectos, todo esto, no es signo de fracaso, al contrario, nos indica que somos pragmáticos. Una cualidad fundamental para realizar con éxito nuestros proyectos.



Escrito el  29 Oct 2018 15:02  -  Enlace permanente

Comentarios

Ningún comentario.

Escribe un comentario

Los comentarios son moderados, serán publicados luego de ser aprobados por el autor.
El nombre y el email son obligatorios. El email no será públicado.
Comentario
Nombre *
Email *
Sitio Web